presentación

Hola. Soy Vane, de Fur Alle Falle y RuralC.

Esta web muestra una investigación, fruto de los estudios que realicé entre octubre 2017 y abril 2018 sobre la cultura en el rural. Los estudios fueron realizados en el marco de la Beca de Perfeccionamiento en Estudios Artísticos de la Diputación de A Coruña.

ECO1C

El tema de fondo de los estudios y de la investigación es la cultura en el rural, y el caso de análisis es Montemor-o-Novo, en el Alentejo, Portugal, con una población de 17.000 habitantes.
A mí me recuerda a Betanzos, una villa grande con muchas parroquias alrededor.

El punto de partida y centro de la investigación son Oficinas do Convento, una asociación cultural y centro UNESCO con la que llevo trabajando en diversos proyectos desde 2006.
Yo marco el centro en Oficinas del Convento, pues pienso que son una pieza clave en el recorrido histórico y cultural de Montemor-o-Novo, pero estoy segura que hay otros muchos posibles centros en este ecosistema.

Puedes navegar por los artículos, entrevistas y por el diario de viaje de esta joven investigadora, de varias maneras:

En el desplegable de categorías, en la barra lateral derecha, puedes acceder a la información de algunos de los organismos de este ecosistema cultural. Por una parte algunos que dependen directamente de la Câmara Municipal (Ayuntamiento), y por otra algunas de las entidades del movimiento asociativo.

En la página diario puedes navegar a través de mis vivencias y emociones durante la investigación, de una manera más personal y sensorial. Voy relatando las múltiples conexiones y relaciones entre los organismos a través de las personas y acciones que le dan vida al ecosistema.

En la página recetas os voy a proponer algunas claves e ideas para reactivar y dinamizar un ecosistema cultural. Para Ayuntamientos y para asociaciones o entidades culturales.

La nube de etiquetas también ofrece la posibilidad de navegar a través de agentes, actividades, términos, acciones o espacios.

Luego vas a encontrar en los textos muchos enlaces que se abren en otras ventanas.
Algunos son externos y te llevarán a webs oficiales, videos o documentación.
Otros son internos y te llevarán a artículos de la investigación o al diario.
Tómatelo con calma, te recomiendo que navegues por la web según tu intuición.

IMG_0979

A continuación presento un artículo en el que describo el ecosistema cultural de Montemor-o-Novo, cómo se originó, algunas de sus características y particularidades.

El ecosistema de Montemor-o-Novo es fruto de un proceso que comenzó en los años 80, ligado al auge del movimiento asociativo. En el comienzo de la democracia portuguesa, el Ayuntamiento y la gente que estaba alrededor de la política local apostaron por una serie de iniciativas culturales. Supieron atraer a las personas idóneas para desarrollar esas iniciativas, y más allá de atraerlas, fijarlas en el territorio.
Hubo otro factor clave. El Ayuntamiento y las personas que estaban siendo agitadoras culturales, supieron relacionar los organismos asociativos e institucionales con las nuevas iniciativas, a través de convenios y acuerdos.
Por ejemplo, la Oficina da Criança y el Centro Juvenil, ambas estructuras municipales, tienen convenios con el Agrupamiento Escolar, por lo que hay actividades de las escuelas que suceden en estos centros. Personas ligadas al movimiento asociativo, también realizan actividades formativas ahí.

Hoy Montemor-o-Novo es un referente de buenas prácticas culturales.
Podemos hablar de que la cultura es claramente un factor activo, que genera salud emocional, capacita y articula la sociedad, es capaz de generar empleo e incluso es un reclamo para fijar población.
Bastante gente de fuera vino a vivir y trabajar, no sólo en el ámbito cultural.
Al mismo tiempo existe cierto equilibrio que evita la gentrificación, pues tampoco es un lugar que escape de la crisis económica, laboral y habitacional o de acceso a la vivienda.
Identificamos falta de estrategias y políticas culturales en este sentido, “vienen por un tiempo, puede que con una bolsa, terminan y después se hace complicado que se queden a vivir. No hay empleo en serio en cultura, y las personas se tienen que ir”.

En Montemor-o-Novo hay un entorno de “profesionalización” en las entidades asociativas. Existe la posibilidad de trabajar en ellas o desde ellas. El Ayuntamiento facilita que esto suceda. Apoya a todas las entidades asociativas, de diferentes maneras según la implicación con la comunidad.

En las asociaciones no se trabaja para los socios, sino para toda la comunidad, y el Ayuntamiento invierte directamente en las asociaciones dinero y recursos.

Cuando hablo de entidades asociativas, me refiero a todas las áreas, no solamente sociales, culturales o educativas. asociacion arpi

El Ayuntamiento cuenta con un reglamento de apoyo al tejido asociativo desde 2007, llamado RAMA. Este reglamento convierte la solicitud de apoyo en un trámite administrativo, en vez de una competición entre entidades o una decisión política.
Las asociaciones cuentan con diversos tipos de apoyo del Ayuntamiento, operacionales y financieros. Cesión de espacios o apoyo para el funcionamiento, infraestructuras, equipación, mantenimiento, materiales, personal contratado, etc.


Por ejemplo, si una entidad quiere presentar un proyecto a una candidatura estatal o europea, el Ayuntamiento garantiza a la asociación el 25 % de la inversión que tiene que hacer. Siempre que los proyectos sean coherentes y realizables. Aunque luego se equivoquen, es importante que tengan la experiencia.
En Montemor-o-Novo promueven los convenios y las conexiones entre las entidades asociativas, las estructuras municipales y las personas.
Con el apoyo del Ayuntamiento, facilitando convenios, en 2 años consiguieron aprobar 24 candidaturas. Poniendo 600.000 € consiguieron traer casi 4.000.000 €.

Además de la posibilidad de conseguir trabajo desde el asociacionismo, en este ecosistema tienes la posibilidad de usar y compartir espacios de trabajo, infraestructuras, recursos, herramientas y conocimiento.
No quiere decir que si vas a vivir ahí vas a tener un trabajo relacionado con la cultura, pero claramente existen más facilidades que en otros sitios del rural para desarrollar, participar o involucrarte en proyectos culturales o asociativos.
Existe ese ecosistema cultural vivo y activo en el que te puedes insertar de uno u otro modo.

ecosistema-organismos
Por ejemplo, según tu edad, puedes participar en diversos organismos que dependen de la Câmara o del tejido asociativo y cooperativo. Pongo algunos ejemplos:
Se tienes bebés y peques que no están en edad escolar, tipo guardería, está la Cooperativa Traquinas Índios e Sábios, C. R. L Espaço de atividade infantil, de la que forman parte varias familias.

De los 6 a los 14 años, está la Oficina da Criança. La Oficina de la Criança es un espacio para que las peques jueguen, en régimen de puerta abierta, sin horarios, sin materias definidas, donde se promueve la creatividad, el aprendizaje, la imaginación, la libertad y el respeto. Las peques trabajan voluntariamente en sus proyectos.
Fue una semilla de la que partieron muchas otras iniciativas.

A partir de los 14 años, está el Centro Juvenil. El Centro Juvenil tiene las mismas características y filosofía que la Oficina de la Criança, pero está dirigido a otra franja de edad.

La Cooperativa Minga. Una cooperativa integral que teje una red en la que puedes participar como productora, consumidora o usuaria de sus espacios y actividades.


Después está todo el movimiento asociativo en el que las personas pueden implicarse según sus intereses, y desde donde pueden desarrollar sus proyectos individuales o comunitarios.

Registradas en la plataforma MARCA , hay cerca de 100 entidades del movimiento asociativo.

Démosle un vistazo a distintos porcentajes de inversión en cultura que dedican gobiernos locales, autonómicos o estatales.

El doctor en Economía Aplicada y profesor de la Universidad de Valencia, Pau Rausell- Köster, considera que los gobiernos autonómicos deberían dedicar un 2 % de su presupuesto a la cultura. Argumenta que una mayor apuesta e inversión en la cultura se traduce en beneficios económicos y sociales. «No hablamos sólo de empleo: mejora la productividad, incrementa la atracción de inmigrantes cualificados, mejora la competitividad regional, la calidad de los puestos de trabajo, tiene efectos sobre la autoestima y el sentido de la identidad y pertenencia. No es prioritario para los gobiernos por un desconocimiento de los efectos reales, añadido a la dificultad de transmitir a la población que se trata de una seria transformación socioeconómica»

Según el Consello da Cultura Gallega, la proporción del gasto en cultura sobre el presupuesto total de la Xunta es de un 0,65 %.
En España, la cultura supone el 0,2 % de la dotación presupuestaria total.
El gobierno portugués invierte en Cultura entre 0,1 % y 0,2 % del presupuesto, y recientemente el sector cultural luso salió a la calle para pedir el 1%.
Estos datos quedan lejos del 10% que la Câmara de Montemor-o-Novo invierte en el sector cultural, apoyo asociativo, sociocultural y educativo.

En Monfero, las ayudas o subvenciones al movimiento asociativo cultural y deportivo para el año 2017, fueron 13.000 €.
En España y en Galicia casi parece impensable que un Ayuntamiento rural subvencione a las entidades asociativas para que tengan personal laboral que desarrolle actividades, o que cedan espacios y se compromentan con su mantenimiento. Sí que hay este tipo de apoyo desde la Diputación.
En Montemor-o-Novo existe un reglamento de apoyo del Ayuntamiento al tejido asociativo, RAMA. El Ayuntamiento ofrece a las asociaciones apoyos operacionales, apoyos financieros directos, y apoyo en las candidaturas. Varias asociaciones cuentan con infraestructuras del Ayuntamiento, con servicios de mantenimiento, luz, agua, con trabajadores asalariados, y sobre todo con apoyo financiero y ayuda en candidaturas.

En la conversación que mantuve con João Marques, que fue concejal de Cultura de Montemor durante 16 años e impulsor del reglamento RAMA, hablábamos y coincidíamos en ver la cultura más allá del espectáculo, el ocio o la programación cultural. Una cultura activa, que hace que las comunidades sean activas y críticas. La cultura para fijar población, para expandir y enriquecer la comunidad, para fomentar la salud emocional.
En los pueblos y parroquias del rural gallego, por lo general, las propuestas culturales que los Ayuntamientos más rurales nos ofrecen vienen a través de la Red Cultural de la Diputación, muchas veces exclusivamente. Son normalmente programación de espectáculos.
En Montemor, el Ayuntamiento apoya a las estructuras asociativas e invierte más en esto y en la creación, que en la contratación de espectáculos. Como resultado, desde el Ayuntamiento programamos poco y suceden muchas cosas.

dumbo2
Otra diferencia sustancial está en las infraestructuras. En Montemor-o-Novo apenas quedan espacios públicos sin uso. En Monfero, donde vivo, y en el rural gallego, muchas de las antiguas escuelas unitarias y otros edificios públicos suelen estar en estado de abandono.

En el ecosistema social y cultural de Montemor-o-Novo es fundamental la permisividad y la facilitación. Ambas aparecen transversalmente en las políticas, en las dinámicas de los espacios y de las asociaciones. No sé si será porque crecieron en la Oficina da Criança, pero mucha de la gente que conozco tiene esa predisposición, habilidad y voluntad para compartir sus conocimientos.
Se facilita que las personas accedan a los medios y recursos, y sean capaces de desarrollar sus propios proyectos en cualquier ámbito.

Anuncios